10 cosas que odio de ti pdf

  • admin
  • Comments Off on 10 cosas que odio de ti pdf

Me ayudas a mantener vivo este blog? Quieres recibir un email cada dos 10 cosas que odio de ti pdf con contenido exclusivo? Quieres un poco de ayuda para corregir tu novela?

Qué ocurre cuando un montón de criaturas horribles invaden tu mundo y lo vuelven todo del revés? Acompaña a Adra, Gale y Winston para averiguarlo. Por qué hay tantos blogs para escritores? Alguien me comentó el otro día que tiene la terrible sospecha de que en España hay más escritores que lectores. Muchos definirían a un escritor profesional como alguien que vive de lo que escribe. Podría ser un escritor de ficción, un creador de contenidos, un periodista. Otros lo definirían como alguien que solo escribe.

Es decir, no tiene otras ocupaciones laborales. Y otros se contentarían con definir a un escritor profesional como alguien que recibe dinero por lo que escribe, aunque no sea suficiente como para vivir de ello. Por mi parte, he intentado dar con las claves de lo que separa a alguien que escribe por afición de alguien que escribe de manera profesional. Y no digo que no sea serio escribir por afición. Si escribes cuando puedes, porque te gusta, sin mayor aspiración, eso es igual de válido, pero tus objetivos serán muy distintos.

Por supuesto que hay escritores que no entran en ninguna de las dos categorías. Hay escritores buenos, volcados en su arte, que sin embargo no tienen ningún interés en extraer rendimiento económico de su obra. Y aficionados que no dedican apenas tiempo ni trabajo a su arte y que sin embargo intentan comercializarlo por todas las vías posibles. No es mi intención hablar aquí de esos casos intermedios. Como ya he dicho, quiero analizar lo que diferencia a la gente que escribe por afición y la gente que pretende profesionalizarse.

Tal vez mi intención es intentar demostrar todo lo que implica el duro camino del escritor que pretende vivir de lo que crea. Tal vez mi intención es solamente divertiros, que paséis un buen rato. Quiero dejar constancia de que los puntos que enumero a continuación son el resultado de mi percepción de los escritores profesionales que conozco, mi propia experiencia intentando cruzar el temible valle de la afición a la profesión y, sí, comentarios de escritores profesionales en internet. Estoy segura de que muchos de vosotros podréis aportar más diferencias que nazcan de vuestra propia escritura y experiencia, y puede que haya puntos con los que no estáis de acuerdo. Y cuando no escribe corrige, piensa, adelanta estructuras, se documenta. Hay escritores que escriben dos semanas del tirón y luego se dedican a corregir durante otras dos semanas.

Hay escritores que dedican un mes al año a irse muy lejos de viaje y reiniciar el cerebro. Cada persona tiene un proceso diferente. Pero lo que suelen tener todos los escritores profesionales en común es que han encontrado un sistema de trabajo que les funciona bien y lo mantienen a rajatabla. Tal vez en pijama, pero cumplen.

Qué más tiene el escritor profesional? Hay escritores que consiguieron entrar en una editorial grande y que poco a poco han ido publicando y haciéndose un hueco. Pero las posibilidades de publicación a este nivel son escasas, y hemos llegado a un punto en que las editoriales buscan a autores que tengan ya un seguimiento formado, ya que implica un mínimo de ventas aseguradas. Estoy viendo a autores que vivían con cierta comodidad gracias al sistema tradicional de edición y que ni siquiera tenían página web, y para ellos la situación ya no es la misma, ni de lejos. Los anticipos son más bajos, las ventas más escasas, el dinero ha menguado. Los autores que ahora mismo despuntan, que se están manteniendo en el mercado, suelen tener una plataforma bien establecida y un seguimiento virtual marcado. Encuentra la plataforma que más te gusta y concéntrate en ella.

Estúdiala, observa cómo funciona y dedícale trabajo. Ahora todos tenemos que ser expertos en social media, en mercadeo, en nuevas tecnologías, en edición, en diseño y en mil cosas más. Cada vez hay menos intermediarios, así que el escritor se ve haciendo el trabajo del editor, del diseñador, del corrector y del departamento de promoción. Empezar a escribir y practicar, crear un libro, dos, tres, no exige demasiado tiempo, solo dedicación. Pero lo preocupante es que para ir más allá, para profesionalizarse, uno tiene que ser una especie de hombre orquesta que además de tocar todos los instrumentos del mundo tiene que saber jardinería avanzada, arqueología alienígena y cocina submarina. Ni se te ocurra, porque morirás de hambre. Pero piensa que cuanto más escribas y más desarrolles todas las habilidades que necesitas, mejores serán tus productos y tu oferta y más cerca estarás de obtener dinero a cambio.

Muchos profesionales de todos los sectores coinciden en que es una mala cosa el trabajar gratis. Para participar en antologías, o para salir en revistas, o para colaborar con un blog que tenga difusión. Es una manera de posicionarse, de que tu nombre empiece a sonar. Un escritor profesional, alguien que lleva años escribiendo y sabe que tiene ya una calidad contrastada, no suele aceptar propuestas de trabajo gratuito. Puede que, de vez en cuando, realice encargos gratuitos, si considera que merecen la pena. Saber lo que vale nuestro trabajo es difícil en un mercado tan difícil y abstracto como es el literario, pero es una decisión que no solo debemos tomar, sino que debemos ir actualizando conforme mejoren nuestras habilidades y experiencia. Ya, a mí eso se me da fatal.